Fase 2 y el uso de piscinas comunitarias

8 junio, 2020

Con la esperada entrada en la fase 2, y coincidiendo con el inicio del calor, ahora ya son muchos los vecinos que se preguntan si pueden hacer uso de las piscinas comunitarias.

Al respecto la Orden SND/414/2020, de 16 de mayo, para la flexibilización de determinadas restricciones de ámbito nacional establecidas tras la declaración del estado de alarma en aplicación de la fase 2 del Plan para la transición hacia una nueva normalidad, ya prevé, en sus artículos 43, 44 y 45, la reapertura de piscinas recreativas con el cumplimiento de ciertas medidas, de las que destacamos:

  • El aforo máximo permitido será del 30%. Para ello hay que tener en cuenta la superficie de la propia piscina, la del recinto, el número de viviendas y las personas que viven en el edificio
  • Para acceder habrá que haber obtenido previamente una cita previa y se debe de organizar mediante un horario de turnos.
  • Entre los usuarios habrá que mantener la distancia de seguridad de, al menos, dos metros de distancia, y habrá que distribuir dicho espacio mediante señalización en el suelo.
  • Previamente antes de la apertura diaria, se tendrá que realizar una limpieza y desinfección de la instalación, y un mínimo de tres veces al día en las superficies de contacto (barandillas, pomos de las puertas, etc…)
  • No es posible el uso de duchas, de vestuarios ni fuentes de agua.
  • Habrá que colocar carteles recordatorios de las medidas de higiene y seguridad que hay que tomar.

Además de las anteriores medidas, se recomienda que no se usen objetos de recreo acuáticos, tales como colchonetas, pelotas hinchables, pistolas de agua, etc.., a excepción de los necesarios para mantenerse a flote (manguitos, flotadores o burbujas de niños), así como se llegue al consenso, en caso que fuera necesario, que la primera y última hora (fuera del horario habitual de recreo) se reserve para el uso o ejercicio deportivo de la instalación.

Todas estas medidas y otras, tendrán que adaptarse a la propia comunidad y a sus características y deberán ser encauzadas con ayuda de la administración, y, por supuesto, seguidas por una responsabilidad individual de cada uno de los miembros usuarios de dichas instalaciones.

Así pues, a la vista de las medidas -poco realistas si se trata de piscinas situadas en comunidades de propietarios-, hay que reconocer que son de difícil cumplimiento cuando se trata de actividades que naturalmente incitan a lo contario, más aún, siendo el público infantil o juvenil el que más disfruta de las mismas.  Asimismo, la organización de las mismas puede ser una nueva fuente de conflicto vecinal.

Para cualquier duda acerca de este artículo, puede utilizar el área de contacto de nuestra página web para dirigirse a nuestro equipo de abogados especialistas. Estaremos encantados de atender su consulta.

David Roca  Abogado

Deja un comentario

X

Uso de cookies

Esta página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.