Nueva modificación del derecho de separación de socios por falta de distribución de dividendos en las sociedades.

21 enero, 2019

La ley 11/2018, de 28 de diciembre, ha modificado nuevamente el derecho de separación en caso de falta de distribución de dividendos. La anterior redacción del artículo 348 bis LSC, cuya razón de ser era reducir la posible presión producida por el accionariado mayoritario sobre el minoritario por no distribuir beneficios, dotaba, por el contrario, a los socios minoritarios de una indeseada capacidad de presión, tal y como ya comentamos en un post al respeto, el 8 de enero de 2018.

Derecho-de-separación-de-socios

Con la reciente reforma tal desequilibrio ha sido reducido mediante el endurecimiento de los requisitos necesarios para que estos socios minoritarios puedan ejercer el derecho contemplado este precepto legal.

En primer lugar, los socios podrán ejercer el derecho de separación a partir del quinto ejercicio desde la inscripción de la sociedad en el Registro Mercantil si, habiendo obtenido la sociedad beneficios durante los tres ejercicios anteriores, la Junta General de la sociedad no acordase, al menos, la distribución de un 25% de los beneficios del ejercicio anterior que sean legalmente distribuibles; mientras que de conformidad con la anterior redacción se podía ejercer el derecho de separación a partir del quinto ejercicio sin contemplar el requisito actual de los beneficios en los tres ejercicios anteriores y en lugar de fijar el mínimo en 1/4 de los beneficios lo fijaba en 1/3. Primer reajuste del derecho de separación de los socios minoritarios hacía un procedimiento de separación más exigente.

Además, en segundo lugar, en la anterior redacción del citado artículo se exigía que constase en el Acta de la Junta General ordinaria el voto del socio a favor del reparto de dividendos, para poder ejercer el derecho posteriormente mientras que en la nueva redacción se establece que además del voto a favor debe constar la protesta por la insuficiencia de los dividendos repartidos. Otro giro de tuerca más.

A las dos anteriores indicaciones se les añade un nuevo límite o requisito, el derecho de separación será ejercible siempre y cuando el total de los dividendos distribuidos durante los últimos cinco años no equivalga al menos el 25% de los beneficios legalmente distribuibles registrados durante el ejercicio anterior.

Por consiguiente, la nueva realidad queda dibujada del siguiente modo: deben haber transcurrido cinco años des de la inscripción de la sociedad en el registro mercantil, la sociedad debe haber registrado beneficios durante los tres últimos años, no deben haberse repartido dividendos equivalentes, al menos, al 25% de los beneficios del ejercicio anterior durante los últimos cinco años y debe constar en acta la voluntad del socio de distribuir dividendos además de la protesta si considerase que éstos son insuficientes.

En lo que al plazo del ejercicio del derecho se refiere, este se mantiene en un mes a partir de la fecha en que se hubiera celebrado la junta general ordinaria de socios.

Por otro lado, la nueva redacción del artículo acaba con la discusión en torno a si el derecho de separación por falta de distribución de dividendos es un derecho dispositivo o imperativo;  ahora ya podemos dar respuesta a esta pregunta, pues el nuevo artículo, en su segundo apartado, establece que el derecho en cuestión podrá ser suprimido o modificado estatutariamente por acuerdo de los socios, siempre que medie el consentimiento de todos los socios, o se les reconozca el derecho de separación a aquellos que voten en contra de la supresión o modificación.

El nuevo artículo regula también, antes no lo hacía, el derecho de separación respecto de las sociedades que formulan cuentas consolidadas, pero con ciertos matices respecto los requisitos comentados en la presente publicación.

Por último, el artículo 348 bis, que constaba de tres apartados, se amplía con dos apartados más, en los que se añaden, junto a las sociedades cotizadas, las sociedades en concurso, las sociedades en negociaciones para acuerdos de refinanciación, las sociedades que hayan alcanzado acuerdos de refinanciación y las Sociedades Anónimas Deportivas, como sujetos a los que no les es aplicable el derecho de separación.

Si tiene alguna duda acerca de este artículo, puede utilizar el área de contacto de nuestra página web para dirigirse a nuestro equipo de abogados especialistas. Estaremos encantados de atender su consulta.

Marc Baró – Abogado

Dejar un comentario

X

Uso de cookies

Esta página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.