La tecnología en las empresas

13 noviembre, 2018

Desconcertados aún por el desbarajuste vivido con el tema del Impuesto de AJD sobre las hipotecas, conviene hablar de otra cosa, aunque sólo sea por cambiar de tema. Éste sigue en boca de todos y vivimos hoy sus consecuencias inmediatas, como ha sido la sustitución del presidente del Tribunal Supremo; y viviremos las no tan inmediatas, no les quepa duda, pues al cambiar el sujeto del impuesto, sin más, se abren bastantes desajustes que costará volver a encajar. Pero de estos hablaremos otro día.

Un tema recurrente, aunque no tan mediático, es la decidida irrupción de la alta tecnología en las empresas, y es el que he escogido para esta semana.
Inmediatamente, nos vienen a la mente las máquinas que se mueven solas, con precisión milimétrica, en las grandes fábricas: la robótica; pero no debemos desdeñar la tecnología que nos vemos obligados a implantar tanto para prestar mejores servicios, como para el cumplimiento normativo al que la legislación nos obliga.

oficina

La protección de datos, el control para prevención del blanqueo de capitales, la prevención de riesgos laborales, la prevención de delitos, las normas ISO… nos obligan a dotarnos de medios, fundamentalmente tecnológicos, para poder acometer esas obligaciones.

Ya en varias ocasiones, a principios de año, hemos abordado el orden interno de las empresas  en varias ocasiones: La verdadera internacionalización de las empresas ,Asesoramiento preventivo: … i La preocupación empresarial por el cumplimiento normativo ético., por cuanto entendemos que las empresas han de prepararse para desarrollar un protocolo de buenas prácticas, un orden interno preciso, una documentación completa, clara y bien archivada, y una circulación de información controlada, para poder estar a la altura de las obligaciones normativas que ya son una realidad, pero que, según se hace eco constantemente, están poco implantadas todavía.

Los abogados no estamos al margen de esa corriente, sino todo lo contrario: los medios tecnológicos resultan primordiales para el cumplimiento normativo y una práctica controlada y ordenada en el ejercicio de la profesión.

Por lo visto en los medios, muchas empresas (de la que no excluyo los despachos de abogados) son poco proclives a los cambios en este sentido, y es que se trata de inversiones que no se traducen de modo inmediato en resultados; pero quien no se dote de medios tecnológicos y de un orden interno, está expuesto a numerosos riesgos: desde la pérdida de competitividad, de secretos industriales o de eficiencia, hasta los derivados de incumplimientos en materia de protección de datos, el jaqueo de la información, etc.

Desde estas líneas, animamos a las empresas a poner una especial atención en estos aspectos, que ya resultan inevitables en nuestra práctica administrativa y comercial.

Si tiene alguna duda acerca de este artículo, puede utilizar el área de contacto de nuestra página web para dirigirse a nuestro equipo de abogados especialistas. Estaremos encantados de atender su consulta.

Juan Núñez – Abogado

Dejar un comentario

X

Uso de cookies

Esta página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.