La publicidad de la titularidad real de las sociedades se acentuará próximamente.

29 octubre, 2018

La Quinta Directiva de la Unión Europea para la Prevención del Blanqueo de Capitales y la Financiación del Terrorismo, de 30 de mayo de 2018, se hace eco de la gran preocupación reinante por los últimos atentados sufridos (Paris, Niza, Berlín, Bruselas, Londres, Barcelona y Cambrils), y está decidida a endurecer las medidas de vigilancia, y una de ellas es la de mejorar “la trasparencia de las sociedades y otras entidades jurídicas, fideicomisos (“trust”) e instrumentos análogos”.

Para ello establece que los Registros públicos deben tener información “suficiente, exacta y actual” sobre la titularidad real de las sociedades, y permitir un acceso público a dicha información.

notario

Se recuerda que ostenta la titularidad real “la persona o personas físicas que en último término posean o controlen, directa o indirectamente, un porcentaje superior al 25% del capital o de los derechos de voto de una persona jurídica o que, a través de acuerdos o disposiciones estatutarias, ejerzan el control, directo o indirecto de una persona jurídica”;

Si el primer titular fuera también una persona jurídica, deberá consignarse el titular real de ésta, y se continuará la cadena hacia arriba hasta alcanzar los titulares reales que ostenten el control en más de un 25%.

La Directiva incide en la necesidad de que los “sujetos obligados” (las propias sociedades -por medio de sus administradores-, entidades financieras, registros públicos, notarios, abogados que presten asesoramiento societario o inmobiliario, agentes inmobiliarios, entre otros) recabemos y custodiemos esos datos, manteniéndolos de modo “suficiente, exacto y actual”.

Ya hace bastantes años que se recaba esta información por parte de empresas, profesionales afectados, entidades financieras y notarios.

La novedad radica en el acceso público a la información que conste en los registros, que la Directiva concluye que posibilita un mayor control de la información por parte de la sociedad civil, incluidas la prensa o las organizaciones de la sociedad civil ya que “la confianza de los inversores y del público en los mercados financieros depende en gran medida de la existencia de un riguroso régimen de divulgación que aporte transparencia en cuanto a la titularidad real y las estructuras de control de las sociedades”.

Es novedad también que, de no haber titularidad real, por estar difuminado el capital en socios con participaciones menores, se consignarán los datos de los administradores de la sociedad final.

El alcance de esta publicidad está por ver, y sus efectos colaterales pueden resultar desconcertantes (que todo un pueblo de entere de quién es el dueño de medio pueblo, es un efecto colateral que no tiene mucho que ver con la lucha contra el terrorismo…).

Hay que recordar, sin embargo, los recelos que provocaron las primeras Directivas de sociedades, allá hacia los años 70, que obligaban a depositar las cuentas anuales de las sociedades en el Registro Mercantil…

La Directiva debe estar traspuesta a nuestro ordenamiento el 20 de enero de 2020.

Si tiene alguna duda acerca de este artículo, puede utilizar el área de contacto de nuestra página web para dirigirse a nuestro equipo de abogados especialistas. Estaremos encantados de atender su consulta.

Juan Núñez – Abogado

Dejar un comentario

X

Uso de cookies

Esta página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.