Barra libre de datos de clientes entre entidades bancarias

13 noviembre, 2017

El 13 de enero de 2018 finaliza el plazo de trasposición a la legislación de los Estados Miembros de la Directiva (UE) 2015/2366 de 25 de noviembre de 2015 sobre servicios de pago en el mercado interior, que deroga la anterior regulación. Dicha Directiva tiene como finalidad afianzar el mercado único de pagos dentro de la UE.

Sin embargo, uno de sus objetivos los constituye también el aumentar la competencia entre las diferentes entidades bancarias, y para ello, se prevé en dicha Directiva (llamada PSD2 en la jerga bancaria) que, obtenida la autorización del cliente por parte de una entidad bancaria, ésta podrá acceder a los datos de los productos que tiene en cualquier otra entidad bancaria, y así poder ofrecer un producto más competitivo.

Es decir, que cualquier banco, con un consentimiento expreso de su cliente, podrá acceder a sus datos sobre cuentas, fondos y demás productos bancarios que dicho cliente tenga concertadas en otras entidades bancarias.

Datos_Clientes_Entidades_Bancarias

Como es lógico, ello supone, por parte de los bancos, un esfuerzo en la necesaria ‘puesta a disposición’ de la información, pero de modo que tan sólo sea accesible por parte de quien tenga autorización del cliente común. El hecho de que esta autorización no haya de darse necesariamente al banco que ha de poner la información a disposición, sino tan sólo al que la solicita, supone que habrá de ponerse especial cuidado en el proceso, por razón de la necesaria protección de datos.

Con independencia de dichas dificultades, es evidente que ello va a abrir una competencia frenética entre las entidades bancarias. Suponemos que la mayor parte se estará preparando para obtener el mayor número de autorizaciones y consentimientos de los clientes para poder hacer las necesarias ‘prospecciones’ de los productos financieros contratados con otras entidades.

No dudamos que el sistema podrá ser probablemente más ‘eficiente’, pero puede provocar reticencias por la injerencia que supone en la vida económica privada, y en la general prudencia popular, que aconseja que la mano derecha no sepa lo que hace la izquierda en ciertos aspectos sensibles.

Si tiene cualquier duda referente a este artículo y desea formular una consulta a nuestro equipo de abogados especialistas, utilice el área de contacto. Estaremos encantados de atender su petición de información.

 

Juan Núñez
Socio Abogado

Dejar un comentario

X

Uso de cookies

Esta página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.