La preocupación empresarial por el cumplimiento normativo ético.

15 mayo, 2018

“La mujer del César no sólo ha de ser decente, sino que tiene que parecerlo” Este principio viene al caso por la creciente necesidad de las empresas de mantener un comportamiento regulado, una prevención de riesgos laborales (ya desde hace muchos años), una prevención de riesgos penales (MDP o criminal compliance), medidas de control de blanqueo de dinero, de protección de datos, medidas de buen gobierno corporativo, medidas medio ambientales, junto a las que ya todas las empresas responsables tienen implantadas en relación con la higiene, la calidad, etc.

Cumplimiento-normativo-etico-empresas

Pero la empresa tiene que dotarse de estas medidas de forma clara, transparente y visible, porque el consumidor está cada vez más sensibilizado en estas cuestiones y poco a poco empiezan a estar dispuestos a pagar más si las empresas comparten valores éticos, si son socialmente responsables, si tienen políticas a favor del medio ambiente…

Por lo tanto, estos son aspectos que hoy en día generan valor en las empresas; y éstas estarán tanto más cotizadas cuanto que visiblemente sean capaces de irradiar esta nueva filosofía. Muchos inversores, incluso, valoran especialmente que las empresas en las que inviertan participen de acciones filantrópicas.

Ya en dos ocasiones, en el mes de marzo, nuestros artículos previos han ido dirigidos a resaltar la necesidad de que las empresas inviertan en su orden interno, lo que también forma parte, incluso con carácter previo, de una filosofía que empieza por tener la casa ordenada y dedicar medios (con su correspondiente y lógica difusión) a que de sus productos y servicios sean acordes con un comercio justo y un mundo solidario y sostenible.

Y en pro de esta mayor conciencia social se proyectan también importantes legislaciones, como la Directiva 2014/95/UE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 22 de octubre de 2014, que fue traspuesta en España mediante el Real Decreto-Ley 18/2017, impone la obligación a determinadas empresas de divulgar información no financiera, como cuestiones sociales o medioambientales, y a las sociedades cotizadas de publicar en su informe de gobierno corporativo sus políticas de diversidad, condiciones de trabajo, respeto a los derechos humanos, lucha contra la corrupción y soborno, entre otros.

Todo ello para hacer más transparente su comportamiento y evolución, para una mayor información de los inversores, consumidores y la sociedad en general.

Con nuestra insistencia esperamos significar la importancia de este tema, no sólo para la buena marcha legal de la empresa, sino para su prestigio y su proyección futura a todos los efectos.

Si tiene alguna duda acerca de este artículo puede utilizar el área de contacto de nuestra página web para dirigirse a nuestro equipo de abogados especialistas. Estaremos encantados de atender su consulta.

Juan Núñez – Abogado

Dejar un comentario

X

Uso de cookies

Esta página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.