Cuestiones sobre la tributación del arrendamiento, la fianza legal y las garantías adicionales del arrendamiento

5 marzo, 2019

En el momento de formalización del contrato de alquiler es obligatoria la entrega de una fianza legal que está regulada en el art. 36 de la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU). Según el citado artículo, si la finca arrendada se destina a vivienda, la fianza legal que se debe entregar es de una mensualidad de renta de alquiler y en caso de que la finca sea destinada a uso distinto de vivienda son dos mensualidades y el arrendador debe depositarla en la oficina que corresponda según cada Comunidad Autónoma (en Cataluña el arrendador tiene que depositar la fianza en el Institut Català del Sòl, en el plazo máximo de 2 meses desde la celebración del contrato).

arrendamientos

Por otra parte, junto con la fianza legal, la LAU contempla la posibilidad de que el arrendador y arrendatario pacten la entrega de garantías adicionales, entre las cuales las más comunes son el aval bancario o un depósito adicional.

En relación con todo lo anterior, debemos tener presentes las obligaciones fiscales que comporta el arrendamiento, así como la entrega de garantías adicionales.

Según el art. 8. f) de la Ley del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales (ITP), en la formalización del contrato de arrendamiento el inquilino está obligado al pago del Impuesto a título de contribuyente, quedando el arrendador el responsable solidario del pago del impuesto. La base imponible del impuesto será el importe total que se debe satisfacer por todo el periodo de duración del contrato, y cuando no conste el período de duración del contrato, se gira la liquidación computándose seis años. En un contrato con duración de un año renovable anualmente por el arrendatario, debe tomarse la cantidad total a satisfacer durante el período máximo previsto. Una vez determinada la base imponible se aplica el tipo de gravamen establecido en la Comunidad Autónoma donde está ubicado el inmueble: por ejemplo, en Cataluña el tipo de gravamen del ITP para el arrendamiento es de 0,5%.

La fianza legal del alquiler no tributa, dado que es una obligación impuesta por la Ley de Arrendamientos Urbanos.

Ahora bien, la fianza convencional prestada por un tercero a favor del arrendador como garantía del cumplimiento de las obligaciones contractuales del arrendatario constituye un hecho imponible independiente del arrendamiento y queda sujeta a ITP, siempre y cuando quien otorgue la fianza no sea sujeto pasivo de IVA en ejercicio de su actividad profesional o empresarial.

En cuanto al aval bancario, éste está sujeto y exento de IVA, por consiguiente, no sujeto al ITP.

Si tiene alguna duda acerca de este artículo, puede utilizar el área de contacto de nuestra página web para dirigirse a nuestro equipo de abogados especialistas. Estaremos encantados de atender su consulta.

Dimitrichka Anghelova  Abogada

Dejar un comentario

X

Uso de cookies

Esta página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.