Aprobada la tan necesaria y esperada Ley de Secretos Empresariales

26 febrero, 2019

El pasado jueves 21 de febrero ha quedado publicada la nueva Ley de Secretos Empresariales (LSE), que entrará en vigor a los veinte días. La aprobación de la presente ley es el resultado, aunque fuera de plazo, de la trasposición de la Directiva (UE) 2016/943, de 8 de junio de 2016, relativa a la protección de los conocimientos técnicos y la información empresarial no divulgados contra su obtención, utilización y revelación ilícitas.

secretos-empresa

El objetivo de la Directiva Europea es garantizar que la competitividad de las empresas y organismos de investigación europeo que se basa en el saber hacer y en la información no divulgada esté protegida de manera adecuada y, a su vez, mejorar las condiciones y el marco para el desarrollo y la explotación de la innovación y la transferencia de conocimientos en el mercado interior.

Esta nueva regulación aporta al ordenamiento español las herramientas suficientes para poder proteger la innovación y representa un gran avance en el régimen de protección jurídica de los secretos empresariales, sobre todo teniendo en cuenta la era digital en la que nos encontramos inmersos. La nueva ley busca mejorar la eficiencia de la protección jurídica de los secretos empresariales.

La LSE describe los secretos empresariales como cualquier información o conocimiento, incluido tecnológico, científico, industrial, comercial, organizativo o financiero que sea secreto, tenga valor empresarial y haya sido objeto de medidas razonables por parte de su titular para mantenerlo en secreto.

Entre las novedades que se introducen en la LSE, se encuentra la incorporación de reglas para preservar el tratamiento confidencial de la información que se aporte o se genere en el proceso y que pueda constituir secreto empresarial. Además, regula también la vertiente patrimonial del secreto empresarial y establece su potencial cotitularidad y su transmisibilidad, incorporando una serie de acciones de defensa del titular del secreto para hacer frente a la posible violación de éste, con especial atención a la regulación de la indemnización por daños.

La recién aprobada ley establece los parámetros dentro de los cuales se enmarcan dichos secretos y, sobre todo, los requisitos que estos secretos deben cumplir para ser considerados como tales. Destacar que es necesario que los titulares de la información o conocimientos tomen las medidas necesarias para mantener como secreta la información que se considera secreta por su valor empresarial, ya sea actual o potencial.

Las empresas deben tomar conciencia de la importancia del secreto empresarial; éste debe ser considerado como un activo intangible de la misma y es necesario que aquellas empresas que todavía no lo hacen, valoren su Know-how y los conocimientos que poseen, pues parte de su valor se debe a estos secretos. Esta norma debe servir para que los titulares de un secreto empresarial tomen consciencia de la necesidad de adoptar las medidas para protegerlo.

Si tiene alguna duda acerca de este artículo, puede utilizar el área de contacto de nuestra página web para dirigirse a nuestro equipo de abogados especialistas. Estaremos encantados de atender su consulta.

Marc Baró – Abogado

Dejar un comentario

X

Uso de cookies

Esta página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.